Estoy orgullosa de ti

Querido Pajarito,

Y te digo Pajarito porque a pesar de ser ya un adolescente grandote y con bigotes, seguirás siendo mi bebé por siempre.

En esta Navidad, en el cierre de este año, el mejor regalo que he recibido ha venido de tus manos, hijo mío. Recuerdo el año pasado, el amor tocando tu corazón por primera vez; y por primera vez he visto tu corazón roto. No hay mayor angustia que ver a un hijo llorando por amor y no poder hacer nada para consolarlo. Te he tenido en mis brazos algunas noches llorando y sufriendo por ese amor no correspondido. Solo pude llorar contigo y decirte que todo pasa, que los amores no son para siempre. Tampoco el dolor. Ese golpe trajo como consecuencia el tener que salir de ese colegio. El colegio que te abrigó, te entendió y te cobijó durante tantos años. Donde nunca escribiste en papeles delineados, donde tuviste la libertad de ser quien quisiste ser. Un niño sensible, un niño amante de la música y del arte. Un niño inocente con alas para imaginar lo que quisiera y plasmarlo en notas musicales aprendidas por tu propio afán de expresarte.

Cuando tuvimos que salir de ahí, me culpé por no haberte preparado para el mundo; por, segun yo, haberme equivocado en tu educación, por tomar decisiones erradas. Pensé: Debí ponerlo en un colegio más estricto y ser más mano dura, más como fue mi madre. Ahora que se enfrente con la realidad el golpe será duro y no se si estoy en la capacidad de sostenerlo. Esos miedos me inundaron el pensamiento durante 4 meses. Lo único que quería, que quiero y siempre querré, es tu felicidad. Darte las herramientas necesarias para que te comas al mundo con esa inteligencia que dicen (y se) que tienes. Y mientras yo me culpaba, tu estabas asustado. No sabías lo que te iba a tocar vivir. Seguías sufriendo por amor, por los amigos dejados atrás, por un futuro que no sabías si podías enfrentar. Fueron meses difíciles, sobre todo para ti Pajarito.

Los primeros días en el nuevo colegio fueron tormentosos. Mientras tu gritabas NO PUEDO, yo gritaba NO TE VOY A DEJAR CAER, SOBRE MI CADÁVER NOS VAMOS A RENDIR. Confieso que muchas veces estuve a punto de tirar la toalla. El cansancio físico, mental y emocional me vencían. Renato, solo puedo decir que LO HICISTE y estoy orgullosísima de ti. Tengo el hijo más inteligente, guapo y sensible que cualquier madre de este mundo pueda desear. Lograste superar no solo el miedo a lo desconocido. Lograste superarte a ti mismo y lograste superar todas las expectativas que caían sobre ti.

Tu, Pajarito, eres el mejor regalo que Dios me ha dado. Eres mi bendición cada día. Se que tus logros serán mayores cada año y que al final de mi camino, podré decir que no lo hice tan mal y que dejo en este mundo un hombre honorable, honrado, digno, sensible y existoso. Y sabemos tu y yo, que el éxito no son las monedas acumuladas, el éxito es acostarse en las noches sabiendo que dimos no el 100% sino el 150%.

Te amo Pajarito.

Tu madre.

Anuncios

Acerca de VeryNiceTrue

"When I'm good, I'm very good; but when I'm bad, I'm better" Mae West Ver todas las entradas de VeryNiceTrue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: